Iglesia de Santa Ana

Iglesia Santa Ana

La Iglesia de Santa Ana, (Real Parroquia de Santa Ana de Sevilla), es una iglesia parroquial de estilo gótico-mudéjar, declarada Bien de Interés Cultural, cuya construcción se inició a finales del siglo XIII. Se encuentra situada en el barrio de Triana. Es conocida popularmente como la Catedral de Triana.

Historia:

Comenzó a construirse en el año 1266, por orden del rey Alfonso X. Su origen se debe, según reza la inscripción de uno de sus muros, a la curación del monarca de una enfermedad que padecía en los ojos, mediante la intervención milagrosa de Santa Ana.

Tras la conquista de la ciudad, Alfonso X creó un pequeño pueblo a raíz de un núcleo de población que existía alrededor del Castillo de San Jorge, en el barrio de Triana, donde se fundaría la parroquia de Santa Ana.

En un principio la Iglesia de Santa Ana debió estar fortificada, ya que fue la primera que se levantó extramuros de la ciudad tras su reconquista. Se conservan los característicos remates almenados sobre las cubiertas de sus terrazas. La construcción debió quedar terminada a principio del siglo XIV, cuando se colocó la inscripción mencionada anteriormente. Durante la primera mitad del mismo siglo se levantó la torre. A finales del siglo XIV se reedificó el templo, probablemente deteriorado por los daños ocasionados por el terremoto de 1356.

En el siglo XV se continuó el proceso constructivo, levantándose en la nave de la izquierda. Denominada Capilla del capitán Monte Bernardo, está constituida por dos tramos cubiertos con bóvedas estrelladas. A mediados del siglo XVI se erigió La Capilla Sacramental, más cercana a la cabecera y de planta cuadrada, y a principios del siglo XVII se acomete la Capilla Bautismal, también de planta cuadrada y cubierta con una bóveda semiesférica, en 1680 se cubre también la capilla Sacramental con una bóveda del mismo tipo.

Terremoto de 1755

El Terremoto de Lisboa de 1755 dañó seriamente el edificio, que fue remodelado por el arquitecto Pedro de Silva. En este momento se modificó sensiblemente la imagen de las portadas y la cabecera. Sobre el año 1920 se restauró la portada gótica de la nave de la izquierda, donde aparece al exterior una pequeña lápida de un antiguo cementerio parroquial. En 1972 fue objeto de una completa restauración que llevó a cabo el entonces arquitecto conservador del Alcázar, Rafael Manzano. En esta restauración hizo desaparecer la decoración interior de carácter barroco.

La iglesia de Santa Ana está declarada Bien de Interés Cultural y fue catalogada como Monumento en 1931. En el año 2010 se terminó la restauración del retablo de la iglesia, devolviéndole todo su esplendor. El templo es popularmente llamado la “Catedral de Triana“, pese a que sin embargo no es una catedral.

Fuente: Wikipedia

¡Comparte!

Deja un comentario